Avanza la reglamentación de la cadena perpetua para violadores de menores

El proyecto fue aprobado en las comisiones primeras conjuntas del legislativo y ahora pasa a debate en las plenarias de Cámara y Senado.


Las comisiones primeras de Cámara y Senado del Congreso debatieron de manera conjunta la reglamentación de la cadena perpetua para violadores de menores que tiene mensaje de urgencia. De esta manera al proyecto solo le restan dos debates; uno en la plenaria de Cámara y otro la del Senado.


La iniciativa fue radicada en marzo de este año y es una de las prioridades del Gobierno Nacional con el fin de reglamentar los puntos de la reforma constitucional que establece esta pena para violadores de menores y que fue aprobada previamente en el legislativo, la cual no se podrá aplicar hasta tanto no se cuente con la sanción presidencial de la reglamentación.


Durante el debate de este miércoles, el viceministro de Justicia, Francisco Chaux, señaló que con este proyecto se busca proteger a la infancia. En ese sentido, el funcionario dijo que “países como España, Argentina, Chile, Inglaterra, Francia y Alemania establecen la cadena perpetua para violadores y asesinos de niños”.


Sin embargo, para la representante Juanita Goebertus de la Alianza Verde, el proyecto no protege a los niños y niñas. Afirmó que “la reforma constitucional ya era suficientemente grave, pero este proyecto es aún peor, al acabar con la revisión de la pena”.

Por su parte, el representante a la Cámara de Cambio Radical Cesar Lordouy indicó que “la revisión de la pena no puede constituirse en una pena menor que tiene el delito originalmente cometido”.


¿Cómo va quedando la reglamentación?


Tal y como quedó aprobado en el acto legislativo que dio luz a la nueva normativa, la pena se podrá revisar a los 25 años de condena. Sin embargo, no podrá ser menor a 50 años de cárcel, que es la mínima establecida, o 60 años cuando la persona haya sido condenada con otros delitos en el mismo momento. Para acceder a esto, los condenados deben cumplir con unos requisitos establecidos; como un exitoso proceso de resocialización.


Así mismo, las sentencias de estas condenas tendrán segunda instancia y en ningún caso libertad condicional.